ESPECIALISTAS EN MEDIOS S.A. DE C.V.
AUTOR: Enrique Valadez González GENERO: Nota Informativa
FUENTE: Mundo Ejecutivo PÁGINA: 76-83
Cómo evitar la quiebra
jueves, 15 de septiembre de 2011
Versión

El concurso mercantil brinda la posibilidad de sobrevivir a compañías gravemente endedudas, mantener sus plazas laborales y que los acredores recuperen su capital y no que éstos sólo recojan los pedazos si dejan que las empresas lleguen a la quiebra Debo no niego, pago no tengo", la típica frase de muchas personas endeudadas también aplica, desafortunadamente, en las empresas, sin importar su tamaño, antigüedad o prestigio, nacional o mundial.
Pero éstas, en vez de negarse, esconderse o no contestar el teléfono a sus acreedores, pueden acudir al concurso mercantil, un procedimiento que, por ejemplo, permitió que la famosa empresa del pelícano, Comercial Mexicana, volviera a volar, pero que mantiene a Mexicana de Aviación estacionada en los hangares.
El concurso mercantil es un proceso judicial que busca preservar a la empresa que tiene problemas de liquidez y está regulado por la legislación de mayo de 2000, que sustituyó a la Ley de Quiebras y Suspensión de Pagos. Se trata de brindar orden y seguridad jurídica a los negocios.
"Así, si una empresa está funcionando, pero cae en problemas financieros serios, se le da un lapso de tiempo prudente para que mejore su situaciónyse preserve como fuente de empleo", resalta Enrique Ramírez Figueroa, presidente del Comité Técnico Nacional de Estudios FiscalesdelInstitutoMexicanode Ejecutivos de Finanzas (IMEF).
Con ello se evita que la empresa privada quiebre, producto del desorden financiero entre sus distintos acreedores , pues cuando deja de ser solvente para pagar sus obligaciones, pueden presentarse dos escenarios: "Que entre los acreedores 'se maten' y se interponga un alud de juicios", que literalmente despedacen a la compañía y se la repartan, o bien, que un juez federal ponga orden y determine si ésta es viable y, en consecuencia, ordene que se inicie el saneamiento de sus finanzas", subraya el ejecutivo.
"Los acreedores, por otra parte, deben entender que recibirán más recursos frescos de una empresa que prosigue su marcha productiva, que de una que quiebra y de la cual únicamente podrían recoger sus pedazos", advierte Gricelda Nieblas Aldana, directora general del Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles (Ifecom), un órgano auxiliar del Consejo de la Judicatura Federal.
La funcionaría subraya que en el concurso mercantil las tesorerías de las empresas manifiestan abiertamente su difícil situación ñnanciera, pero al mismo tiempo llaman a sus acreedores a buscar una solución que permita su sobrevivencia e impida que todos salgan perdiendo si se consintiera la quiebra.
"El llamado concurso mercantil puede fungir como una herramienta de reestructuración o de liquidación, esa es la importancia que tiene para la economía de un país y en el caso de México, es moderna y de altura", reconoce Luis Manuel Meján, especialista del despacho Haynes and Boone.
» LUCES Y SOMBRAS Nieblas Aldana resalta que "una de las ventajas de este procedimiento es que se retoman las cosas en un plano de negociación, no de confrontación, yun tercero -que es un conciliador que designa el Institutoaclara cuánto dinero y a quién se le debe".
Para la empresa emproblemada pueden desprenderse varios beneñcios, pues se detiene el embargo o remate del negocio; si se alcanza un convenio será obligatorio para los acreedores comunes, y se abre la posibilidad de que la autoridad ñscal encuentre bases para hacer quitas respecto de los créditos ñscales.
En contraste, una desventaja para el acreedor, en el caso de llegar a la liquidación forzosa o remate, es que se tomará en cuenta el orden en el que fueron registrándose sus deudas, por lo que si ya tenía una posición ganada vía procesal, pudiera perderla.
Otro agravante es que en ocasiones los bancos o los proveedores, por políticas internas, ya no extienden ñnanciamiento a las empresas que se encuentran amparadas en el concurso mercantil, por lo que se ven obligadas a cenar, pese a que los préstamos se clasifican como gasto ordinario y se pagan primero que a los acreedores.
»TRES ESCENARIOS Sobre por qué llegan las empresas a la quiebra existen tres escenarios: "Por incompetencia o mala gestión de los directivos; por fraude, o por una mala situación del mercado o de la economía del país", explica Virgilio Bravo Peralta, director del Centro de Negociación, Mediación, Conciliación y Arbitraje del Tecnológico de Monterrey, campus Estado de México.
Pero no importa el origen del problema, todas las compañías pueden entrar al concurso mercantil, aunque en caso de fraude, la autoridad correspondiente debe deslindar responsabilidades y abrir un proceso penal.
"El concurso mercantil es un cambio de filosofía y de mentalidad del sistema de justicia para la gestión de negocios.
En México no existe en este momento un problema grave de empresas en suspensión de pagos o en quiebra.
"Si bien existe un número razonable de empresas que han entrado en concurso mercantil, pues en 11 años de vida de la ley se han presentado alrededor de 400 casos, de los cuales la mitad se ha resuelto favorablemente.
Sin embargo, después de la crisis registrada en diciembre de 1994 hubo un Mton volumen de empresas que se decía^mMuamebra, en bancarrota o en sus^^M|g^gico de Monterrey.
Gricelda Nieblas Aldana, por su parte, coincide en que "no se trata de un problema agravado por la situación económica mundial o del país, pues existen empresas que entran a concurso con deudas muy antiguas. No son compañías que se hayan visto afectadas recientemente, son organizaciones que tienen viejas deudas e incluso ya renegociadas, pero que incumplen de nuevo; arrastran problemas de mucho tiempo atrás.
"En el último semestre judicial -que comprende del 16 de noviembre de 2010 al 31 de mayo de 2011- se admitieron 39 asuntos, lo cual significa un incremento de entre 15 y 18 por ciento, respecto al mismo lapso del año anterior." A su vez, Luis Manuel Meján, quien fuera titular del Ifecom, expresa que "no necesariamente aumenta el número de empresas en concurso mercantil cuando se vive una crisis interna o mundial, y cuando hay bonanza económica muchos empresarios o inversionistas inician nuevos negocios, que pueden no funcionar.
» VITRO, MEXICANA, "LA COMER" El concurso mercantil aplica para cualquier compañía, pero la mayoría que entra en él lo hace en la categoría de mediana o pequeña, refiere Nieblas Aldana.
En el Ifecom, por ejemplo, "tenemos desde el caso de una empresa que debe 45 mil millones de pesos, hasta otra que adeuda tres millones, son los extremos", resalta.
De siempre, sin embargo, los casos que llaman más la atención son las grandes empresas, como recién ocurrió con Comercial Mexicana o con Mexicana de Aviación.
Al respecto, Ramírez Figueroa subraya que la llamada empresa del pelícano tuvo problemas financieros serios, pero logró un impasse que le permitió negociar, sobrevivir y no echar a la calle aun gran número de empleados, lo que demuestra "que el concurso mercantil puede ser una herramienta eficiente para la reestructura financiera de las empresas en problemas".
Y es que, "La Comer" concretó el convenio de concurso mercantil en tres meses y medio, un tiempo récord, pues ya había logrado un arreglo con la mayoría de sus acreedores.
Hasta ahora dos empresas grandes han resuelto sus casos bajo el esquema del concurso mercantil con acuerdo previo: Comercial Mexicana y Metrofinanciera.
"Este tipo de procedimiento, que se introdujo en la ley de 2007, es ágil, con duración menor a cuatro meses, evita el exceso de litigio y favorece las soluciones extrajudiciales por consenso", destaca Gricelda Nieblas.
En contraste, el especialista del IMEF, subraya: "Si a Mexicana de Aviación le hubieran abierto desde el principio la puerta a la figura del concurso mercantil, no estaríamos en la actual bronca, un juez hubiera determinado que siguiera operando y probablemente hoy tendríamos una empresa saneada volando en cielos mexicanos y del extranjero".
La citada aerolínea es el mejor ejemplo de que cuando no existe orden entre los acreedores el problema puede agravarse; "cuando todo mundo quiere rescatar el dinero de una empresa emproblemada, se vuelve un galimatías muy difícil de resolver", subraya Enrique Ramírez.
"El caso de Mexicana de Aviación está atorado con el conciliador y en espera del pago de acreedores, una mala gestión llevó a la aerolínea cerca de la bancarrota", expone, por su parte, Virgilio Bravo.
Para Gricelda Nieblas, ya existen avances importantes en materia laboral y con los acreedores; hay un alto porcentaje de probabilidad de que se suscriba un convenio orientado al renacer de la aerolínea, redimensionada, pero sólida.
La directora general del Ifecom comenta que Vitro, por otra parte, está en un proceso de definición sobre quiénes son los acreedores y cuánto hay que pagarles.
"Sin embargo, los acreedores de la vidriera no están muy confiados con el procedimiento e incluso temen y argumentan que pueden ser víctimas de un fraude legal, pues consideran que los adeudos son ficticios.
"Existen dudas en cuanto a la legalidad de la conciliación, luego de que un grupo de acreedores manifestara que la empresa creó créditos de manera artificial para hacer inviable la negociación", reñere el especialista del Tecnológico de Monterrey.
» OTROS CASOS En fechas recientes salieron de concurso con convenio dos empresas de Grupo Iusacell, además de Sanluis CoInter, una subsidiaria de la controladora de empresas de autopartes Sanluis Corporación.
Mientras que Aviacsa no ha logrado un acuerdo con los grupos aeroportuarios que le reclaman el pago de la Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA), luego de que concluyera con éxito el concurso mercantil al que entró en julio de 2009.
La productora de papel Corporación Du rango (Codusa) también se sometió a concurso mercantil, luego de que incumplió el pago de intereses de su deuda, debido a la afectación que le causó crisis ñnanciera mundial 2008-2009.
"Y un caso especial es 'El Arbolito', una unión de crédito de Sonora, cuyo concurso se lleva cuatro años, porque no existe certeza sobre la venta de sus activos, pues es difícil colocarlos, como ha sucedido con unas granjas de camarón de Sinaloa", reñere la titular del Ifecom.
» SE VE MAL Desafortunadamente, coinciden los entrevistados, aún se estigmatiza a quien llega a acogerse a un concurso mercantil, pues este concepto se asocia con quie bra y aún no se consigue que se vea como un procedimiento para resolver un problema de pago de las empresas privadas.
"No lo interpretan como el llamado de un deudor común a todos sus acreedo res para sentarse nuevamente a la mesa y. con apoyo de un tercero, encontrar soluciones que les va a sancionar un juez". reconoce Gricelda Nieblas Aldana.
A11 años del régimen concursal en México, las autoridades correspondien tes siguen haciendo esfuerzos de difusión y de conocimiento de esta herramienta de salida para empresas con problemas de pago serios.
Así, lo mejor para las empresas siem pre será prevenir y actuar, antes que caer en incumplimientos, porque aunque salgan adelante, el sólo hecho de que estén en problemas ñnancieros afectará su prestigio, frenará su credibilidad y podrá desencadenarse un contagio económico y financiero inmediato en los mercados, tan sensibles a estos acontecimientos, que den al traste con su viabilidad futura. » El caso de Mexicana de Aviación está atorado con el conciliador y en espera del pago de acreedores, una mala gestión llevó a la aerolínea cerca de la bancarrota", Virgilio Bravo.
...[tc]



 Haga click para consultar la nota
Enviar por correo electrónico:
 
  Su Nombre completo:..
  Correo(s) Destinatario(s)
[separados por ;]:
Asunto
 
  Comentarios: